Edad Contemporánea

SIGLO XIX

En la publicación de Pascual Madoz de 1848, “Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de ultramar“, Mianos es descrito como ya perteneciente a la provincia de Zaragoza (de la que distaban 28h), al partido judicial de Sos y a la diócesis de Jaca. Destacan sus 42 casas y una plaza, su escuela de niños dotada por 400 reales pagados por los padres de los alumnos cuyo maestro desempeñaba también la secretaría del Ayuntamiento. La iglesia parroquial era servida por un vicario, cura párroco, designado por San Juan de la Peña. Nombra, además, la Ermita de Santa Ana, la capilla de la Virgen del Arco y la ya por entonces desaparecida Ermita de Santa Cruz, a media hora del pueblo. Curiosamente, no hay mención de la Ermita de Casterillo.

Los vecinos se surtían de agua gracias a una fuente pública que muy probablemente sea la que hay actualmente junto al merendero, en la misma peña en la que se encuentra Mianos. No obstante, el agua para el regadío procedía del propio río Aragón o del arroyo llamado Tresoto. Con ella se producía trigo, cebada, avena, vino, frutas y legumbres, además de mantener a todo tipo de ganado.

Gracias al censo realizado en 1892, éstos son los datos que podemos obtener de los habitantes de Mianos:

Primer apellido más frecuente*: algunos de ellos, como Pérez, Jiménez, Martínez u Orduna todavía siguen presente en Mianos.

Primer apellido Número % entidad
Pérez 11 21,15
Dominguez 7 13,46
Jimenez 3 5,77
Miranda 2 3,85
Salvador 2 3,85
Alastuey 2 3,85
Martinez 2 3,85
Orduna 2 3,85
Castejón 1 1,92
Pardo 1 1,92

Profesión más frecuente*: por desgracia, la mayoría de estas profesiones se han perdido por las migraciones y la falta de jóvenes que releven a las generaciones anteriores.

Profesión Número % entidad
Labrador 44 84,62
Jornalero 4 7,69
Carpintero 1 1,92
Pastor 1 1,92
Prof. 1ª ensza 1 1,92
Herrero 1 1,92

   * Cabe destacar que en este censo se contabilizaban únicamente a los hombres en edad adulta y no será hasta la época II República cuando, finalmente, se incluyan también a las mujeres dado que éstas ya tenían en derecho a votar.

SIGLO XX

TERREMOTO EN LA CANAL DE BERDÚN

El 10 de julio de 1923, a las 5 horas 31 minutos de la madrugada, se inició en el Alto Aragón un período sísmico, que duró hasta 1925. Según los datos recogidos por el ingeniero y geógrafo Don Alfonso Rey Pastor, que era director de la Estación Central de Toledo, el número total de sacudidas durante 1923 se distribuyó del siguiente modo: mes de julio, 93; agosto, 48; septiembre, 26; octubre, 14; noviembre, 6, y diciembre, 2. Al evento principal de 10 de julio se le adjudicó una intensidad VIII en la escala de Mercalli, que es la que entonces se utilizaba para medir estos fenómenos telúricos.

La población más habitada cercana al epicentro en un radio de 10 km en 1923 era Berdún, contaba con casi 300 casas, no fue tan afectada (intensidad VII) como las localidades del triángulo epicentral: Bagüés, Mianos y por supuesto Martes (las tres golpeadas con intensidad VIII), que dio nombre a este evento sísmico; aún así, en un mes se pudieron contabilizar 47 sacudidas en esa localidad, luego los epicentros fueron desplazándose hacia al norte, hacia Villarreal de la Canal y Santa Engracia.

Los daños recogidos por Alfonso Rey Pastor en Mianos son los siguientes:

Los efectos del terremoto en la sillería de la torre prácticamente no han cambiado desde 1923. Un lugar idóneo para los amantes de los efectos de tales eventos sísmicos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

   Foto 1: iglesia de Santa María de Mianos, a unos cuatro kilómetros del epicentro (Martes, Huesca) fotografiada en 1931 por Alfonso Rey Pastor. Se aprecian las grietas en la fachada que afectan a los materiales de construcción tradicionales. En Martes, Berdún y Mianos hubo daños en centenares de edificios. En Mianos se podían contar entonces 45 casas, de las cuales una colapsó y tres tuvieron que ser derribadas, aunque todas resultados en lo que el fotógrafo denominó los ángulos.

   Foto 2: estado actual de la iglesia de Santa María de Mianos después de 90 años. A pesar de haber sido intervenida en varias ocasiones, las cicatrices de aquel evento permanecen visibles para todo aquél que está interesado.

RECRECIMIENTO DEL PANTANO DE YESA

En los años 70 del siglo XX surge el planteamiento de una nueva regulación de la cuenca del Aragón y del Irati, después de diversas propuestas se adopta la del recrecimiento de la presa de Yesa. El área inundada aumenta a 4.084 ha (el doble de la superficie aceptada, 2.400 ha más) inundándose 1.560 ha de secano y 193 de regadío. La cota sube de los 489 m a los 528 m.

En 1993 se realiza el Estudio de Impacto Ambiental sin que se llegara a emitir la Declaración de Impacto Ambiental. El 23 de abril de 1999 se publica en el B.O.E. la resolución del Ministerio de Medio Ambiente en la que se formula la declaración de impacto ambiental referente al recrecimiento, aunque sin indicar si ésta es positiva o negativa, algo totalmente irregular para una DIA. En ella se admiten grandes impactos tanto ambientales como a Bienes de Interés Cultural como el Camino de Santiago del que se inundaría 22 km de Ruta Jacobea y la inundación del pueblo de Sigüés y las mejores tierras de cultivo de los pueblos de Artieda y Mianos.


Fuentes utilizadas: Blog de Antonio Aretxabala  Aragongen