Edad Media

SIGLO IX

La primera mención documental de la localidad data de alrededor del año 850, cuando García Íñiguez, rey de Pamplona, el obispo Guilesindo y el abad de Leire, de nombre Fortún, fundan el monasterio de Santa María de Fuenfría (en la actual Salvatierra de Esca) y lo dotan, entre otras posesiones, de todo el monte de Mianos hasta el vado llamado Garona“.

Entre los años 970 y 994, Sancho Garcés II concede a San Juan de la Peña, entre otras muchas, la villa de Mianos “con hombres, mujeres, aguas, montes, hierbas, prados, ríos y pastos“.

SIGLO XI

Pedro I dona en 1096 al monasterio de San Juan de la Peña las villas de Vicas, Berbués, Leuceita, Giso, Martes, Mianos, Miramont con sus habitantes, términos y derechos, les dona también las iglesias de Santa María de Fuenfría, de Escó, de Biel, de El Frago, de Asín con las décimas, primicias y oblaciones de todas ellas.

SIGLO XII

En la incursión de García Sánchez III en Aragón en 1137 el pueblo de Mianos es destruido. Es por ello que Alfonso II de Aragón concede, en marzo de 1166 a los pobladores de Pueyo de Mianos, privilegios para poblar este lugar, otorgándoles además el fuero de los pobladores de Ruesta. Pueyo vendría a significar, en aragonés, montaña o cabezo, algo que tendría sentido viendo la ubicación del actual Mianos, en una diferente a la de su fundación. Para favorecer el regreso de los habitantes, Alfonso II decide otorgar algunos privilegios y las franquicias de Jaca.

SIGLO XIII

1200

A pesar de ser hoy en día un pequeño municipio, Mianos constituyó, en el pasado, un importante enclave para la monarquía y la Iglesia. De hecho, uno de los primeros documentos donde podemos constatarlo data del 2 de enero de 1206, en el que el rey Pedro II de Aragón dona al Monasterio de San Juan de la Peña la villa de Mianos, entre otras, a cambio de Obelba (nombre con el que se conoció a Salvatierra de Esca, al norte de Mianos, hasta principios del siglo XIII). Según otras fuentes, esta hecho se habría producido en enero de 1205 y se habría donado Mianos, Fañanas, Villalangua, Gabás, Villamuerta, Bayetola, Nofuentes, Biarz y el honor de Cercastiel, con sus pertenencias y derechos, a cambio del castillo de Obelba y las heredades de la iglesia de Santa María de la Fruenfría con algunas excepciones que no conocemos.

1230

En 1233, Vallesius de Bergua dona al monasterio una heredad en Castiello con sus derechos y el molino de Aso, situado en el término de Mianos, con la condición de que mientras viviesen él y su mujer Catalina pudiesen quedarse con la mitad de lo que produjese el molino. Aunque no conocemos mucho acerca de este Vallesius, podemos encontrar en algunos documentos datados durante la minoría de edad de Jaime I el Conquistador (concretamente a partir de 1221) en el que se nombra a un noble llamado Vallés de Bergua, que quizá podría tratarse de la misma persona.

1270

El 26 de junio de 1275, tiene lugar una concesión temporal que realiza el abad Pedro con el monasterio al infante Pedro (futuro Pedro III de Aragón) de las villas de Bailo, Mianos, Miramón, Lucientes, Bayetola, San Julián y Asperella (“los castillos y villas de Baylo y Mianos“), para resarcirle de los gastos ocasionados por la recuperación de estos lugares en la guerra que mantuvo Artal(lo) de Luna, Aznario Lupi y otros. Estas tierras serían devueltas al Monasterio de San Juan de la Peña el 8 de diciembre de 1276, una vez que ya fue nombrado rey.

En 1276 se documenta de forma escrita en algunos archivos del monasterio de San Juan de la Peña que Mianos posee un castillo.

1280

La presencia de población, no sólo en Mianos sino también en los pueblos que, en la actualidad, todavía constituyen la Canal de Berdún, la podemos encontrar en algunos textos del archivo de la Corona de Aragón. Datada del 12 de marzo de 1280, encontramos un mandato a Jaime de Oblitas, sobrejuntero de Jaca, “para que se informe del insulto de los hombres de Berdún contra los del castillo de Mianos“. Cabe destacar que los sobrejunteros eran unos funcionarios de nombramiento real existentes en la monarquía aragonesa, cuya misión era facilitar la administración de justicia. 

La poderosa Casa de Luna, de origen navarro pero establecida en el Reino de Aragón, también estuvo presente en Mianos y en sus alrededores. Se tiene constancia de una carta datada el 11 de enero de 1281 a fray Juan, abad del Monasterio de San Juan de la Peña, diciendo que “había restituido a Artaldo de Luna y su hermano Lope Ferrench de Luna los castillos de Mianos y Bailo; a Aznar López el castillo de Miramont (Miramón) y Lucientes; y si tenía algo en contra que acudiera al rey que éste le haría justicia“. Este Lope Ferrench de Luna se trataría de Lope Ferrench III de Luna, fallecido en 1304 y séptimo señor de Luna que, como curiosidad, fue padre de Pedro López de Luna y Ximénez, arzobispo de Zaragoza.  Como consecuencia de ello, el 12 de enero de 1281 se dio orden a los alcaldes de Fréscano, Tubo, Almazar ?, Bailo, Mianos… “para que entreguen los lugares de Ilches, de Lucientes y Miramont (Miramón) a Domingo de Huesca, portero real, a fin de entregarlos a Lope Ferrench de Luna, Artaldo de Luna, y otros nobles” con la posterior restitución, ese mismo día, “a favor de Artaldo de Luna, su hermano Lope, Blasco de Horta, Aznar López… de los castillo de Tubo, Fréscano, Bailo, Mianos…”

SIGLO XIV

1320

A pesar de la corta trayectoria de los municipios situados en la canal, ya podemos encontrar algunos indicios de despoblaciones. Uno de ellos es el caso de Calcones, hoy en día todavía en la memoria de los habitantes de Mianos por el cercano barranco de Calcones y que probablemente quedó deshabitado a mediados del siglo XIII. Como consecuencia, los municipios cercanos a él se disputaron los territorios ahora vacíos. Es por ello que podemos encontrar con fecha de 6 de febrero de 1326 un proceso judicial ante Jimeno Pérez de Salanova, Justicia de Aragón, iniciado por el monasterio de San Juan de la Peña y los concejos de Martes, Bagüés y Mianos, contra el concejo de Berdún, acerca del dominio de los lugares y términos de Loperuela, Castilliello, Calcones y Lenuás, que termina con una sentencia por la que se adjudica a los denunciantes el dominio de las zonas en disputa, respetándose los derechos de pasto de Berdún. Como consecuencia de ello, gran parte del municipio de Calcones pasó a formar parte del municipio de Mianos.

1340

Se tiene constancia del nombramiento como infanzón, en 1344, de García Jiménez de Bailo, vecino de Mianos. Los infanzones pertenecían a la baja nobleza, al igual que los caballeros. Su denominación responde a que se les considera descendientes de infantes o hijos del rey que no le suceden en el trono, aunque no se tiene constancia de que el tal García gozase de tal ascendencia.

SIGLO XV

El 22 de enero de 1455 se abre un proceso ante Pedro Marraco, bachiller en leyes, canónigo y oficial por el obispo de Huesca, entre Juan López, habitante en Echo, y García Jiménez y Mateo García, jurados de Mianos, sobre el arriendo de unos pastos en el término de Miramont que los segundos hicieron al primero.


Fuentes utilizadas: Alekséi Aslaniants, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Fondo del Archivo de la Corona de Aragón